Muebles tapizados de estilo hygge

Date:19/02/2023
Muebles tapizados de estilo hygge

Según la filosofía danesa del hygge, cada hogar debería tener su propio “Huggekrog”. Huggekrog significa “rincón acogedor”. Un lugar muy hygge donde relajarse, sumergirse en el mundo interior y encontrar la armonía. En nuestro rincón acogedor, somos felices aquí y ahora. Un rincón hygge lo crean personas queridas y cosas favoritas: libros, telas y, por supuesto, muebles tapizados.

Los daneses siguen el concepto de calidad, comodidad y sencillez sin excesos. Nosotros también. Entonces, ¿cuál es exactamente la filosofía hygge danesa a la hora de elegir muebles tapizados?

Muebles tapizados de estilo hygge:

Sencillos y funcionales

El espacio hygge no tolera el lujo excesivo ni el consumo demostrativo. Siempre está abierto y lleno de lo esencial. Pero esto no significa que los muebles del espacio hygge sean sosos o ascéticos. Al contrario, cada modelo tiene un diseño elegante e interesante: una forma redondeada, patas de apoyo ligeras, reposacabezas móviles. Así, un sofá moderno y lacónico no sólo se convierte en el centro de tu hogar, sino que siempre llamará la atención por su expresividad y elegantes formas.

Extremadamente cómodo

El confort danés es cuando usted es el que se siente cómodo en casa. De ahí el cómodo diseño de los cojines de los asientos y los reposabrazos, el relleno de la suavidad deseada (desde denso hasta suave como el plumón), un gran número de cojines, reposacabezas mullidos, pufs adicionales y (si se desea) una mayor profundidad de asiento: todo lo que nos permite equipar nuestra “dulce ociosidad” y ser un poco más felices.

Dura mucho

Un espacio hygge personal no se crea de una vez, sino que se va llenando con muebles y accesorios a lo largo del tiempo. Por eso, los muebles tapizados se fabrican exclusivamente con los mejores materiales. El armazón, el relleno y la tapicería sirven para mucho tiempo: con un manejo cuidadoso, entre 10 y 15 años, nada menos.

En armonía con la naturaleza

Cualquier cosa que parezca un festival de Holi casero no es hygge. Los muebles hygge se caracterizan por tonos limpios y tranquilos. No son necesariamente pasteles. Los colores de la tapicería pueden ser saturados: azul oscuro o gris grafito, por ejemplo. Lo principal es que estén en armonía con la naturaleza y contrasten discretamente con otros detalles del interior.

Siempre actual

Los accesorios de interior creados por diseñadores daneses hace 50-70 años siguen estando de moda y son muy demandados. Todo porque el diseño hygge se desarrolla prestando mucha atención a los detalles: aquí las proporciones, la forma y la percepción visual son perfectas. Y la brevedad, la calidad y la autosuficiencia nunca pasan de moda.

Fomenta la comunicación

Una conversación pausada con los seres queridos es otro de los momentos clave del hygge. Además, los daneses prefieren pasar las vacaciones hygge en casa y eligen espacios pequeños e incluso estrechos para comunicarse, donde las personas se sientan cerca unas de otras. Por eso los sofás amplios y profundos son cada vez más populares: en ellos puedes sentarte con la familia o los amigos y pasar un buen rato. Si no hay espacio suficiente en el sofá para todos, los pufs adicionales resultan muy útiles.

Uso apropiado

Los escandinavos están seguros de que “un cuerpo sano tiene una mente sana” y nunca eligen “una cosa o la otra”. Duermen en colchones de calidad, saben elegir una cama al estilo hygge y consiguen colocarla incluso en un espacio reducido. Y qué hacer cuando también necesitas un sofá? Puedes deshacerte de la decoración innecesaria, pero no de los muebles necesarios para relajarte.

Da emociones

Los muebles tapizados al estilo hygge sirven como un cierto detonante que nos devuelve a momentos destacados y agradables de la vida. Un sofá suave y cómodo de estilo hygge envuelve con historias, despierta la imaginación y ayuda a apoyar la idea principal del espacio hygge: mantener una atmósfera acogedora y de calidez envolvente.

Cabe en cualquier espacio

Un lugar hygge es bello porque no acepta reglas, necesita libertad de expresión. El modelo que te guste siempre puede modificarse a tu gusto: añadir o quitar secciones, cambiar la profundidad del asiento, quitar los reposabrazos. Tampoco hay requisitos de ubicación. Los sofás pueden colocarse donde quiera: contra la pared o en un rincón de la habitación, escondidos en un nicho acogedor o colocados en el centro de la habitación uno frente al otro.

Y por último: no hace falta mudarse a Dinamarca o Suecia para experimentar el hygge. Basta con comprar muebles tapizados al estilo hygge, escucharse a uno mismo y disfrutar del momento.

No hay reglas estrictas, recuerdas? Al fin y al cabo, es tu casa.